Urbexpain: ¿Cómo comenzó tu gusto por los lugares abandonados?

Emilio: Siempre habían atraído los sitios que me resultaban misteriosos, desde muy pequeño me llamaban la atención las casas viejas y con formas extrañas. No fue hasta mucho tiempo después cuando tuve unos 21 años que, buscando lugares donde poder jugar al airsoft, se me ocurrió que los foros de la gente que buscaba fantasmas podrían estar repletos de lugares de fácil acceso.


En estos foros conocí a gente que no buscaba fantasmas y simplemente disfrutaba con encontrar lugares nuevos llenos de tesoros que nadie imagina. Gracias a las amistades que así hice y que todavía conservo aprendí la filosofía de respetar el lugar y lo que hay dentro, para que otro que llegue después pudiera disfrutar de lo mismo. Comprendí el respeto que hay que tener por las cosas que no son de uno.

Urbexpain: ¿Qué le encuentras de fascinante a estos lugares para que te motiven a entrar dentro?

Emilio: Satisfacer la duda del misterio, el placer de darse cuenta de cuando uno está donde nadie más ha estado en mucho tiempo, descubrirlo, disfrutarlo y callar.

Urbexpain: ¿Qué piensas acerca de la publicación de instrucciones para la exploración urbana en Internet, así como las instrucciones específicas sobre cómo entrar en un lugar cerrado?

Emilio: No debería existir ningún manual, cada persona es única y debe conocer sus limitaciones. Debemos hacernos la pregunta: ¿tras realizar nuestra entrada el lugar permanecerá intacto? También hemos de salir del lugar teniendo la conciencia clara de que lo hemos dejado como estaba antes. Un trozo de hiedra crecerá de nuevo y siempre podremos apartarlo un poco, una ventana rota jamás vendrá nadie a reponerla.

Urbexpain: ¿Prefieres explorar sólo o en grupo?

Emilio: Un lugar está lleno de sorpresas repartidas al azar, buenas y malas. Lo mismo encuentras cosas muy interesantes que ver, que un auténtico accidente del que puede que no salgas.

Es importantísimo ir en grupo o con algo de compañía. Un grupo reducido de personas que se conozcan y confíen unas en otras es ideal, porque siempre pensarán en el grupo, jamás en ellos mismos.
 

(MARTE, Minas de Alquife por Sienar)

Urbexpain: ¿Qué tipo de material utilizas para tus incursiones? ¿Alguna medida de protección?

Emilio: Lo suficiente como para entrar y salir por mis propios medios: un par de botas más que nada. Protecciones acordes con el lugar, incluso por debajo de lo necesario. No he usado casco nunca, pero me habría venido bien en más de una ocasión. Según el nivel de guarrería también podrían venir bien unos guantes, una máscara o incluso gafas, pero nunca me las he visto en sitios especialmente peligrosos.

También material fotográfico para traerme un recuerdo del lugar.

Urbexpain: Cuando accedes a un lugar, ¿realmente eres consciente de la infracción que puedes llegar a cometer?

Emilio: Completamente consciente. ¿Eres el dueño del sitio? No, entonces ¿qué es lo que estás haciendo ahí? Sencillo: te estás metiendo donde no te llaman.

¿Vale la pena jugársela y entrar? Muchas veces sí, y gracias a ello aparecen los tesoros que nos motivan. Afortunadamente no he tenido problema jamás..

Urbexpain: ¿Alguna vez te ha sorprendido alguien en el interior de algún lugar? ¿Cómo has reaccionado?

Emilio: De forma muy natural, siendo uno mismo. Hay que valorar la situación: a veces uno se encuentra con el vigilante, con vándalos, con gente que vive ahí o con otros exploradores. En cualquier caso, jamás hay que adoptar una postura defensiva o beligerante, esto sólo puede empeorar el encuentro.

Con vigilantes y okupas lo que siempre he hecho ha sido explicar mi situación y nunca he tenido problemas. Con otros exploradores siempre he tratado de colaborar para tener la situación segura para todos, y con los vándalos es mejor no cruzarse.

Urbexpain: ¿Está bien visto para un explorador visitar un lugar con permiso? ¿No priva la adrenalina que caracteriza a este hobbie?

Emilio: Entrar con permiso priva de la adrenalina, a mí personalmente me encanta la sensación de la hormona derramándose por los vasos de los fluídos del cuerpo. Pero cuando uno se encuentra con el dueño del lugar y recibe una visita guiada gratis y 100% segura, siempre se agradece.
 

(Sólidos rígidos por Sienar)

Urbexpain: ¿Sueles tomar alguna medida a la hora de mostrar al público un reportaje para preservar su localización?

Emilio: Trato de borrar todo dato numérico o escrito posible. Por otro lado, aunque ésto estropee la calidad de la toma, al fin y al cabo no pretendo llevarla a concurso. Prefiero llevarme una foto recuerdo cutre que mostrar a los demás puntualmente que una foto especialmente bien hecha, aunque si creo que puedo hacerla bien, pongo mi empeño.

Urbexpain: ¿Crees que los exploradores son respetuosos con los abandonos que visitan?

Emilio: Los que yo conozco y con los que conservo trato, sí. Al resto les he visto u oído hacer de todo. Les recomendaría que se lo hicieran mirar.

Urbexpain: Actualmente la mayoría que fotografían lugares abandonados son fotógrafos, ¿Por qué crees que ven más importante fotografiar un lugar abandonado y no la propia ciudad?

Emilio: Los lugares abandonados tienen cosas que la ciudad donde están no tiene, pero no todos lo ven igual. Yo a veces incluso veo más atractivo en el lugar que en la ciudad donde se halla. El fotógrafo busca cosas que mostrar, no lugares que visitar. Yo soy al revés.

Urbexpain: Ya has realizado muchos recorridos por diferentes puntos visitando distintos tipos de lugares, ¿cuál es el sitio que más te ha marcado o tienes como favorito? ¿por qué?

Emilio: Las centrales nucleares son magníficas. Están pensadas para darle bienestar a una cantidad enorme de gente y sin embargo ahí quedaron, abandonadas.
Además son enormes y están construídas con una precisión suprema: paredes brutales pero absolutamente planas, con un hormigón bestial pero milimétrico que no tiene marcas de haber sido hecho a pasos, durante obras de meses y meses.
Para mí, son las catedrales del apogeo del hombre y no los templos clásicos de mármol o granito. ¿Quién en su sano juicio iba a cortar la piedra del suelo pudiendo construírla? ¡Abandonadas! Y las que yo ví eran pequeñitas.

Urbexpain: Si hay un lugar que te gustaría tener la oportunidad de visitar en alguna ocasión, ¿cuál sería?

Emilio: Rusia... si es que se le puede llamar... lugar.


Muchas gracias Sienar por concedernos la entrevista.